12 MEDITACIONES DE U.S. ANDERSON

“TRES PALABRAS MÁGICAS”

​

Meditación I 

LA CERRADURA

​

Sé que soy espíritu puro, que siempre lo he sido y que siempre lo seré. 

Hay dentro de mí un lugar de confianza, tranquilidad y seguridad donde todas las cosas son conocidas y comprendidas. 

Esta es la Mente Universal, Dios, de la cual formo parte y que me responde cuando lo pido. Esta Mente Universal conoce la respuesta a todos mis problemas, e incluso ahora las respuestas me están acelerando. 

No necesito luchar por ellos; 

No tengo que preocuparme ni luchar por ellos. 

Cuando llegue el momento, las respuestas estarán allí. 

Doy mis problemas a la gran mente de Dios; 

Los suelto, confiando en que las respuestas correctas me serán devueltas cuando sean necesarias. 

A través de la gran ley de atracción, todo lo que necesito en mi vida para mi trabajo y mi realización me llegará. 

No es necesario que me preocupe por esto, solo creo. Porque en la fuerza de mi creencia, mi fe lo hará así. 

Veo la mano de la inteligencia divina a mi alrededor, en la flor, el árbol, el arroyo y el prado. 

Sé que la inteligencia que creó todas estas cosas está en mí y alrededor de mí y que puedo recurrir a ella por mi más mínima necesidad. 

Sé que mi cuerpo es una manifestación del espíritu puro y que el espíritu es perfecto; 

por eso mi cuerpo es perfecto también. 

Disfruto la vida, porque cada día trae una demostración constante del poder y la maravilla del universo y de mí mismo. 

Estoy confiado. 

Soy sereno.

Estoy seguro. 

No importa qué obstáculo o circunstancia indeseable se cruce en mi camino, me niego a aceptarlo, ya que no es más que una ilusión. 

No puede haber ningún obstáculo o circunstancia indeseable para la mente de Dios, 

que está en mí y alrededor de mí y me sirve ahora.

​

Meditación II

ILUSIÒN

​

Sé que soy uno con la Mente Universal. 

Sé que esta mente es perfecta y puedo confiar en ella para obtener una guía completa en todos mis asuntos diarios. 

Esta Mente Universal, esta gran Mente Subconsciente, esta mente de Dios no conoce el mal ni la limitación o la falta. 

Simplemente crea en mi experiencia lo que creo y acepto. 

Por eso niego todo mal y todo error. 

Cuando mis ojos y mis sentidos se confunden con la aparente circunstancia del mal, me doy la vuelta y elevo mis pensamientos a la perfección, la abundancia y el amor de todo el universo. 

Sé que Dios no crea el mal; y sé que al usar el poder de Dios puedo negar el mal, que es solo una ilusión, simplemente un error, y no subsistirá ante la verdad. 

Porque la gran realidad es buena, que siempre está intentando manifestarse. 

Sé que el error o el mal es el resultado de mi propio pensamiento, es el resultado del error de mi parte, es el resultado de aislarme del poder de la Mente Universal. 

Sé que la Mente Universal está creando constantemente en mi experiencia lo que pienso,

y si el mal se manifiesta, ha venido de mi propio pensamiento; 

y mi propio pensamiento puede negarlo tan rápidamente. 

No quiero que nada suceda, porque no soy más grande que Dios. 

Simplemente entiendo que la ley de la creación es más grande que yo y que no puedo evitar que mis pensamientos y creencias se conviertan en realidad en mi experiencia. 

Por eso mantengo mis pensamientos firmemente en el bien. 

No hago esto con esfuerzo, como si estuviera ordenando algo para actuar. 

Simplemente me relajo contemplando lo bueno, seguro de que todo descansa con un poder mucho mayor que el que yo soy. 

Confío en este poder. 

Tengo plena fe y confianza en este poder. 

Confío en este poder para guiarme en todos mis asuntos diarios. 

Me niego a aceptar el mal, y el mal se ha ido. 

Acepto lo bueno, y la provisión y el amor del universo son míos.

​

…continuará…

Ojo! 

Esta meditación „El Secreto“ es en su mayor parte idéntico 

al texto original de Uell Stanley Anderson.

 La meditación en español termina con la frase :

 „SOY UNO CON DIOS“

pero en el original americano la meditación termina con la frase:

 „I AM GOD“ que significa „YO SOY DIOS“

Medita sobre la diferencia!